¿Que es el proyecto Spilia?

En 2016, la UNESCO aprobó la creación de la primera Cátedra Mundial de Filosofía con Niños. Su objetivo es fomentar el diálogo entre los ciudadanos del mundo y la comprensión mutua de cada cultura, con el objetivo de la paz.

Las aptitudes sociales y cívicas no suelen desarrollarse en las escuelas y, sin embargo, son esenciales para el aprendizaje. El objetivo de los talleres de «discusión filosófica» (DVP) es desarrollar estas habilidades en los niños ejercitando su ojo crítico y valorando el diálogo y la libertad de expresión sobre temas relacionados con la ciudadanía y los valores humanistas, en un ambiente respetuoso y solidario. Los talleres dan sentido al aprendizaje porque crean vínculos entre los niños, lo que genera una verdadera motivación en ellos.

Poner el proyecto europeo y su herencia cultural en el centro de los talleres de discusión filosófica nos parece esencial. Las realidades redibujadas por las crisis del último decenio en muchos sectores benefician a los movimientos nacionalistas y separatistas cuyos mensajes y valores populistas ponen en peligro la unidad europea. El análisis de las competencias y desafíos de la Unión es, por lo tanto, nuestro punto de partida para asegurar que nuestros futuros ciudadanos se apropien del proyecto europeo y se conviertan en actores motivados y responsables del mismo.

Acercarse a Europa a través de los valores universales en los que se basa nos permitirá redefinirla con los jóvenes participantes, hacerles tomar conciencia de los retos de hoy y de mañana y, por qué no, desarrollar una identidad europea que sigue siendo una utopía para muchos. Los talleres de DVP crearán situaciones de aprendizaje que fomentarán la adquisición de las herramientas intelectuales necesarias para que los estudiantes comprendan estos desafíos y se apropien de ellos.

Concretamente, esto significa aprender a filosofar, a dominar un proceso de pensamiento, a adquirir la capacidad de argumentar, presentar un punto de vista, analizar y conceptualizar. Los talleres de la DVP movilizarán estas habilidades para desarrollar otras nuevas, que son esenciales en un contexto escolar:

  • La «problematización», que consiste principalmente en plantear un problema de manera metódica y estructurada, cuestionar opiniones y certezas y poner de relieve la complejidad de un concepto y sus nociones.
  • Conceptualización», que permite elevar las prácticas empíricas al nivel conceptual y construir una definición mediante un proceso de reflexión estructurado.
  • Argumentación» que es el arte de justificar racionalmente una afirmación, pero también de proponer objeciones eligiendo las palabras adecuadas para traducir el propio pensamiento.

Michel Tozzi, filósofo francés de referencia en la conducción de debates filosóficos con niños, propone una definición de «filosofar» que traduce este enfoque :

«Filosofar» significa intentar articular, sobre cuestiones sensibles a la condición humana, en una relación de autenticidad en el sentido y la verdad, procesos intelectuales de cuestionamiento (problematización de preguntas, afirmaciones y nociones); de conceptualización de nociones y distinciones conceptuales; de argumentación racional de tesis y objeciones en respuesta a estas cuestiones.

Esta definición valora exclusivamente la parte intelectual del «filosofar».

Spilia, nuestro proyecto, desea ir más allá. El despertar de la reflexión a través de la imaginación, de la lectura de cuentos y de la animación de talleres basados en obras de arte nos parecen esenciales para completar esta construcción del pensamiento.

Spilia se basa en una ambiciosa asociación entre diferentes estructuras establecidas en varios Estados Miembros. La puesta en común de las competencias de nuestros socios nos permitirá desplegar nuestro proyecto en otros Estados Miembros.

La co-construcción de un proyecto a través del intercambio de valores europeos y competencias interculturales debe ser una prioridad para los ciudadanos europeos.

La sociedad se construye con nuestras acciones y los niños de hoy serán los ciudadanos de mañana. Los talleres de DVP nos preparan para el ejercicio de la democracia que necesita mentes claras. Si nos damos cuenta de que podemos y debemos ser actores lúcidos, en sintonía con lo que somos y capaces de debatir un objetivo común, podemos crear un cambio relevante y beneficioso para la comunidad.

El desafío de Spilia es equipar y acompañar a los niños para que se emancipen y despierten a una ciudadanía que los lleve a convertirse en actores ilustrados en el espacio público.